Retrato de Julio II

El Retrato del Papa Julio II fue pintado al óleo en los años 1511-1512 por el artista italiano Rafael Santi, activo durante el Renacimiento. Hasta 1980 no se identificó con certeza el cuadro de la Galería Borghese como copia del original de Rafael, que también perteneció a la colección Borghese hasta finales del siglo XVIII (hoy se encuentra en la National Gallery de Londres). Comparado con el original, el cuadro de Borghese muestra un claroscuro más nítido.

Referencia histórica

El Retrato del Papa Julio II, creado por Rafael, fue una obra pictórica bastante inusual para su época. La obra del maestro influyó en otros artistas que posteriormente retrataron a los papas.

Desde el principio, el cuadro se convirtió en un adorno de la decoración interior de la basílica de Santa María del Popolo; en los días de fiesta se colgaba en las columnas del templo, en el lado del edificio por donde pasaba la carretera principal del norte de Italia a Roma. El autor de las famosas Biografías, Giorgio Vasari, que creó su monumental obra de arte muchos años después de la muerte del Papa Julio II, comentó, al describir la obra de Rafael, que el retrato del Papa era tan realista y creíble que emocionaba a cualquiera que lo mirara, porque la persona representada parecía viva.

Hay 11 copias del retrato. Durante muchos años, el cuadro del Papa Julio II de la Galería de los Uffizi de Florencia se consideró un original o una réplica del artista creada a partir del original, pero en 1970, los críticos de arte cuestionaron esta opinión. La primera versión de la obra, según creen ahora muchos investigadores, se encuentra en el Reino Unido, en la National Gallery de Londres.

La obra presentada en la Galería Borghese es, por tanto, una copia del famoso retrato. El cuadro original fue realizado por Rafael en los años 1511-1512 para decorar el interior de la Basílica de Santa María del Popolo en Roma. En 1591, el cardenal Sfondrato retiró el retrato del papa Julio II. Al cabo de un tiempo, la obra del maestro fue vendida al emperador Rodolfo II.

En 1608, el cuadro, junto con otras 69 obras, fue adquirido por el cardenal Scipione Borghese. Sin embargo, la mención documental de la obra sólo se remonta a 1787. El cuadro también se incluyó en la lista de obras del expediente hereditario de 1833, por lo que la autoría de la copia se atribuyó a Giulio Romano, de lo que se deduce que el Retrato del Papa Julio II pasó a formar parte de la colección de la Galería Borghese en una fecha posterior.

Análisis del trabajo

Las dimensiones de la obra: 101 x 83 cm.
El pontífice está representado de perfil, con un giro de tres cuartos hacia la derecha. Está sentado en un sillón, vestido con una capa y con un gorro de terciopelo en la cabeza. Antes de la aparición de la obra maestra de Rafael, la iconografía de los retratos de los papas era algo diferente: los artistas colocaban las figuras de frente, estrictamente de perfil. La imagen del Papa interpretada por el maestro parecía muy «inusual» para su época. Rafael interpretó a Julio II con tanta habilidad que el espectador puede sentir fácilmente el especial estado de ánimo del protagonista.

El psicologismo y la penetración en el mundo interior de una persona, tan inusual en las imágenes tradicionales de los papas de los predecesores de Rafael, se convirtió en una especie de norma para los artistas de años posteriores, como Sebastiano del Piombo y Diego Velázquez. Así, el maestro consiguió cambiar los cánones del retrato, que se habían desarrollado durante unos dos siglos.

Rafael trabajó en el retrato desde junio de 1511 hasta marzo de 1512. Durante este tiempo, el pontífice se dejó crecer la barba en señal de luto por la ciudad de Bolonia, que se había perdido en la guerra. Otros retratos de Julio II también pertenecen al pincel del maestro. Por ejemplo, en los frescos de las famosas habitaciones de Rafael en el Vaticano. En la Misa de Bolsena, el pintor pintó a Julio II (representado con barba) y a su hija ilegítima, Felice della Rovere, una de las mujeres más influyentes del Renacimiento. Los investigadores observan al héroe con los rasgos faciales del propio Rafael en otra obra del maestro: en el fresco Escuela de Atenas, que adorna la Stanza della Segnatura.

Patrocinio del Pontífice

El Papa Julio II ordenó a Rafael que pintara su retrato, así como el cuadro Virgen del Velo. Ambas obras estaban destinadas a decorar el interior de la Basílica de Santa María del Popolo. Cuando el retrato del Papa Julio II estuvo listo, se colgó inmediatamente en la iglesia. Durante ocho días, multitudes de ciudadanos se reunieron en la basílica, deseosos de ver la obra maestra.

Ambas obras de Rafael tienen un tamaño similar y parecen haber sido creadas para complementarse. Tanto la Virgen del Velo como el Retrato del Papa Julio II se distinguen por un formato vertical; además, los protagonistas de los cuadros parecen inmersos en la impresión calcográfica, y su mirada parece distante. Las obras del maestro se colocaron a ambos lados del altar en una de las capillas de la Basílica de Santa María del Popolo. Sin embargo, con el tiempo, la obra con la imagen de la Virgen pasó a manos de otro propietario. Actualmente, esta obra maestra se encuentra en Francia, en la ciudad de Chantilly, y forma parte de la colección del Museo Condé.

Colección de la familia Borghese

Sea como fuere, en 1693 ambos cuadros formaban parte de la colección de arte de la familia Borghese. Prueba de ello son los pequeños dígitos del número de inventario 118 en la esquina inferior izquierda del Retrato del Papa Julio II, que ahora se encuentra en Londres. Las marcas especiales estaban ocultas bajo la capa superior de pintura. Los investigadores descubrieron el número en 1969 utilizando rayos X. El descubrimiento se convirtió en una de las principales confirmaciones de que la obra maestra de la colección de la National Gallery de Londres es la primera de todas las versiones existentes del cuadro. Además, la obra concuerda plenamente con la descripción del Retrato del Papa Julio II presentada en el catálogo de obras de arte conservado en el Palacio Borghese de Roma y recopilado en 1693.

Los investigadores sugieren que, entre 1794 y 1797, la creación del maestro dejó de formar parte del tesoro de la famosa familia principesca. La ubicación del Retrato del Papa Julio II permaneció desconocida hasta 1823, cuando el cuadro acabó en la colección privada del empresario, filántropo y amante del arte inglés John Julius Engerstein. En 1824, la Galería Nacional de Londres adquirió el cuadro. En el primer catálogo del museo se afirmaba que el cuadro pertenecía a Rafael, pero un siglo después se volvió a cuestionar la reivindicación de la autoría.

Borghese Gallery in Rome,

El autor: Rafael

Raphael

Raffaello Sanzio da Urbino (1483-1520), conocido como Rafael, fue un pintor y arquitecto italiano del Alto Renacimiento. Sus obras son famosas por la claridad de las formas, la facilidad de la composición y la realización visual del perfecto neoplatónico de la magnificencia humana. Junto con Miguel Ángel y Leonardo da Vinci, conforma la trinidad convencional de maestros increíbles de ese periodo.