San Jerónimo

El óleo sobre lienzo San Jerónimo es de Federico Barocci (Federico Fiori). La obra está incluida en la colección de arte de la Galería Borghese de Roma. El tamaño de la obra es de 97×67 cm.

Referencia histórica

Nos ha llegado un gran número de bocetos realizados por el maestro. Las fuentes documentales indican que el San Jerónimo de Barocci pasó a formar parte del tesoro de los Borghese a finales del siglo XVII.

Las técnicas artísticas utilizadas por el pintor, así como la época de creación de la obra, indican una correspondencia con el estilo barroco. Barocci terminó el cuadro en 1598, cuando ya tenía 70 años.

Descripción de la obra

Las obras de Federico Barocci, el maestro más eminente de la galaxia de artistas que vivieron y trabajaron en el Ducado de Urbino, se distinguen por una característica muy importante: el tecnicismo de la ejecución, que parece natural a las tradiciones de la patria del pintor, que en el Renacimiento se consideraba el centro del desarrollo y la prosperidad del pensamiento científico.

En lugar de desanimar al espectador con una abundancia de pasión, se optó por la precisión y la claridad de la imagen. Tal decisión, al parecer, aumenta la intensidad emocional; de forma inusual, pero extremadamente convincente, se consigue la armonía de las figuras con el espacio, el color y el claroscuro.

Lo que llama la atención es la perfección con la que Barocci dominaba un arsenal de técnicas, métodos y medios artísticos, muchos de ellos realmente innovadores. Esto puede verse en los lienzos del maestro del periodo de su trabajo en Urbino, y más tarde, cuando se fue a trabajar a Roma.

Barocci fue a la Ciudad Eterna después de que su tío, el famoso arquitecto Bartolomeo Genga, le enseñara las leyes de la geometría y la perspectiva. Regresó a Urbino unos años más tarde debido a graves problemas de salud. La causa de su grave enfermedad fue el veneno, que el desprevenido pintor tomó de manos de amigos y colegas que envidiaban su talento y éxito. Hasta su muerte en 1612, el artista vivió y trabajó en su ciudad natal, habiendo obtenido el patrocinio del último duque, Francesco Maria II della Rovere.

Otra característica de la obra de Barocci es su extraordinario manejo de la paleta de colores. Los tonos y medios tonos brillantemente seleccionados, así como un increíble virtuosismo en la transmisión del claroscuro, crean profundidad y volumen en diferentes planos espaciales.

A pesar de que la influencia de maestros como Rafael, Miguel Ángel, Correggio y Tiziano se puede sentir claramente en las obras creadas por Barocci, el artista puede ser llamado con razón un reformador de las bellas artes.

Siendo un admirador de la pintura renacentista, imitó a los genios del Renacimiento, pero al mismo tiempo fue capaz de anticiparse a la época en muchos aspectos, y no se limitó al marco del manierismo «pretencioso». Muchos críticos de arte llaman a Federico Barocci el fundador del estilo barroco. Adhiriéndose a la idea humanista de lograr una armonía absoluta entre la naturaleza espiritual y la corporal, el pintor se esforzó por plasmar en sus cuadros los ideales renacentistas de una manera increíblemente hábil. El deseo de alcanzar la perfección en cada obra explica la precisión, la minuciosidad y la exactitud casi matemática con la que Barocci abordaba la realización de los cuadros incluso en la fase de preparación de la obra.

Antes de plasmar las imágenes, el pintor siempre buscaba comprender la esencia profunda de los caracteres de los héroes. Como resultado del complejo trabajo preparatorio, las obras del artista estaban desprovistas de artificialidad. Por el contrario, había una extraordinaria ligereza, espontaneidad y naturalidad. El gran Leonardo da Vinci era famoso por esta actitud hacia el proceso creativo.

Análisis del trabajo

El manto rosa pálido del héroe es el único punto brillante que destaca claramente sobre el fondo oscuro de la celda del santo. Una pequeña habitación está iluminada sólo por el débil resplandor de una vela en un farol a la derecha de la pared. Barocci ha representado varios detalles que se consideraban atributos indispensables de la imagen de San Jerónimo: una piedra firmemente apretada en la mano del anciano, con la que está dispuesto a golpearse en el pecho, una cruz de madera, así como una calavera y un gorro de cardenal -estos estos dos últimos que parecen apenas visibles en la sombra de la celda de la gruta-. La figura se parece al héroe de la Fuga de Eneas de Troya de Barocci, en la sala 13 de la Galería Borghese.

Antes de emprender la creación de San Jerónimo, Barocci realizó una serie de bocetos preliminares. El lienzo está firmado por el autor: FED.BAROCIVS / VRBasPING. Al parecer, la pintura data de los últimos años del siglo XVI.

La primera mención documental del lienzo se remonta a 1693, cuando se realizó un inventario de obras de arte en la Galería Borghese. También se sabe que el maestro italiano Francesco Villamena realizó un grabado basado en el cuadro en 1600.

Se conservan otras dos obras de Federico Barocci, una que decora las paredes del Palacio del Jardín de Parma y otra en el Palacio de los Priores de Perugia.

Borghese Gallery in Rome,

El autor: Federico Barocci

Federico Barocci (1535-1612) fue un pintor y grabador italiano del Renacimiento. Su nombre original era Federico Fiori, y fue apodado Il Baroccio. Motivado por un amplio abanico de expertos del Renacimiento, como Rafael, Correggio, Jacopo Tintoretto y Tiziano, Barocci creó un estilo único que combinaba un colorido poco común con figuras en posturas dinámicas y dramáticas. Sus obras visionarias se caracterizan por la calidez del sentimiento y la profunda espiritualidad. Dibujante comprometido, Barocci adoptó nuevos enfoques del dibujo, lo que le permitió crear unos métodos pictóricos anómalos. Debido a su adoración por el color, dibujó en una gama de tonos y superficies, siendo el primer artista italiano que utilizó sistemáticamente pasteles y óleos coloreados como parte del proceso preparatorio.