Juan Bautista

El cuadro San Juan Bautista fue pintado por Michelangelo Merisi da Caravaggio en 1610. La lista de obras del maestro incluye más de ocho trabajos sobre este tema. La trama de la imagen está tomada del Evangelio.

Referencia histórica

San Juan Bautista vivió como asceta en el desierto judío, entre Jerusalén y el Mar Muerto. Según la tradición evangélica, bautizó a Jesús en las aguas del río Jordán. El profeta fue encarcelado por condenar públicamente a Herodes Antipas, tras lo cual fue ejecutado. La imagen de Juan ha sido abordada a menudo en el arte cristiano.

Tradicionalmente aparecía con ropas de lana de camello o de piel de oveja, con un cuenco, un cinturón de cuero y una cruz de juncos.
Antes del movimiento de la Contrarreforma en la Iglesia Católica Romana, los artistas solían recurrir al relato evangélico de cómo Juan bautizó a Cristo.

También eran populares en la pintura religiosa las escenas que representaban el sacramento en los niños, a menudo con el niño Jesús y la Madre de Dios. En la primera época de su obra, Caravaggio representó a San Juan Bautista en el desierto solo, como un joven.

Además de las obras en las que el profeta aparece solo, sin Cristo (todas ellas pintadas por el artista en su juventud), hay que prestar especial atención a las obras que representan la escena de la muerte del héroe del Evangelio:
el espléndido cuadro La decapitación de San Juan Bautista realizado cuando Caravaggio vivía en Malta
dos lienzos idénticos Salomé con la cabeza de San Juan Bautista, en los que el maestro trabajó poco antes de su muerte (uno está en Madrid, el otro en Londres).

Las obras más famosas del pintor están incluidas en la colección de arte de los Museos Capitolinos de Roma, y sus copias adornan las paredes de la Galería Doria Pamphilj.

Análisis del trabajo

La imagen del santo profeta era una de las favoritas de Caravaggio. El héroe del cuadro San Juan Bautista se representa más joven que en otras obras similares. La obra fue terminada por el maestro poco antes de su muerte y data de 1610. San Juan Bautista aparece como un hombre muy joven, ha adoptado una pose sencilla y relajada con una mirada reflexiva. Uno tiene la sensación de que el artista ha creado el retrato de un pastorcillo apoyado sobre el fondo de una tela drapeada de un rico color rojo.

En la obra de Caravaggio, San Juan Bautista es representado bajo la apariencia de un joven. El héroe está sentado sobre un fondo oscuro, apoyando ambas manos en una cornisa, mientras que en el fondo una oveja come una hoja de parra. La tradición de representar al profeta bíblico como un joven, en lugar de como un hombre maduro y sabio, se ha formado desde el Renacimiento. El héroe está inmerso en sus pensamientos, su aspecto desprende una profunda tristeza. Ni el cálido resplandor que emite la figura ni el brillante color rojo de las cortinas alivian la sensación de infinita tristeza.

Las primeras obras de Caravaggio se caracterizan por la abundancia de luz y el ambiente alegre; las obras de un periodo posterior se caracterizan por el dramatismo, la plenitud de la emoción y la pasión. Las obras creadas por el artista en los últimos años de su corta vida están impregnadas de la conciencia de la tragedia de la vida. En muchos sentidos, las obras de Caravaggio reflejan su trayectoria vital.

El destino del cuadro y la controversia sobre la autoría

San Juan Bautista se considera uno de los últimos cuadros del maestro. Trabajó en su creación al mismo tiempo que pintaba a Salomé con la cabeza de San Juan Bautista. Se sabe que, de camino a Roma, el pintor se llevó la obra con la esperanza de regalársela al cardenal Scipione Borghese, en señal de agradecimiento por haber solicitado un decreto papal de indulto (Caravaggio estaba acusado de asesinato). Como atestiguan los versos del poema de Scipione de Franucci da Imola, el cuadro pasó a formar parte de la colección de la familia principesca ya en 1613,

La primera mención oficial de la obra San Juan Bautista está asociada al inventario de la Galería Borghese, realizado en 1693, cuando el cuadro se atribuyó a Caravaggio. Posteriormente, surgió una controversia en los círculos de la crítica de arte. Tras otros inventarios, de 1790 a 1833, se creyó que la obra San Juan Bautista pertenecía al pincel del artista barroco francés Valentin de Boulogne, pero esta versión fue desmentida.

Borghese Gallery in Rome,

El autor: Caravaggio

Caravaggio

Caravaggio (1571-1610), o Michelangelo Merisi, fue un pintor italiano considerado una de las principales influencias de la pintura moderna. Sus obras combinan una percepción realista del estado humano, tanto físico como emocional, con un uso dramático de la iluminación, que tuvo un impacto de desarrollo en la pintura barroca. Caravaggio utilizó la observación física cercana con un uso dramático del claroscuro, conocido como tenebrismo. Además, hizo del método un elemento estilístico dominante, oscureciendo las sombras y transfigurando a los sujetos con brillantes rayos de luz.